Barcelona y sus bicicletas

La relación entre Barcelona y la bici la resumiría en: te dejo estar, pero no me molestes mucho. Y me explico. La ciudad sería una ciudad agradable para el paseo sobre las dos ruedas: un sistema de carriles bici muy extenso, con zonas delimitadas para 30 km/h en muchas ares de la urbe y sobre todo, que no es una ciudad muy grande para poder desplazarte sin necesidad de transporte urbano.

Sin embargo, está llena de problemas. Si, está llena de carriles bici. Y si bien es cierto que muchos de los nuevos ya comparten calzada con los coches, muchos aún están sobre la acera, lo que provoca frenazos y conflictos con los peatones. No excluye que los mismos invadan el carril bici en carretera mientras esperan a cruzar la calle, se crucen sin mirar o lo usen como pista para correr. Y es que me resulta extraño que una ciudad que lleva conviviendo con la bici tanto tiempo, no presente una mínima educación vial al respecto.

El asunto se extiende a los coches, autobuses y motos. Ir por determinadas calzadas donde no hay carril habilitado puede ser considerado deporte de riesgo (físico y para la salud, por la cantidad de sustancias nocivas que respiras). Eso, o que ocupen el carril bici para aparcar, abran la puerta sin mirar o que en un cruce te la juegues porque no sabes si van a parar o no.

Claro, que la crítica va también para los ciclistas. Al fin y al cabo, los que van en ellas también son conductores y transeúntes. Ir en bicicleta en Barcelona significa: ir sin casco, sin luces, invadiendo la acera (a veces bastante deprisa, como si fueran a ganar una contrarreloj), no respetando a los peatones  o por supuesto, ignorando todos los semáforos que uno se pueda encontrar en el camino. Y no será porque no existe un manual para la circular (aquí dejo el link).

Total, que una ciudad que lo tiene todo para que uno pudiera rodar en bici sin problemas se convierte en un querer y no poder. Y es una pena. Esto me deja claro que no hace falta tanta infraestructura y carriles, como más educación, y en este caso concreto, vial.

Espero que mejores, Barcelona. Yo me apunto a ello con mi Mondi.

Fer

Fotografiando Barcelona

Barcelona es un sitio estupendo para practicar la fotografía. Un claro ejemplo se podía encontrar en la extinta Quesabesde.es (podéis encontrar su continuación en Photolari). Los redactores de la página probaban todas las cámaras que caían en sus manos fotografiando los rincones de la ciudad condal.

Paseando por las estrechas calles del barrio gótico, la zona del puerto, la Sagrada Familia o Montjuïc, uno se da cuenta del potencial que tiene a nivel fotográfico. Si bien es cierto que aún no la he sacado mucho partido. Aún así, aquí os dejo unas pocas fotos que he ido haciendo en los fines de semana que he tenido libre. Destacar que si tenéis la oportunidad de visitar la Sagrada Familia, hacedlo al mediodía (y si puede ser que no esté nublado). En mi opinión, las fotos que os muestro no hacen justicia a lo que podéis ver con vuestros ojos.

Espero poder ir subiendo más fotos a medida que vaya explorando la ciudad y sobre todo, Cataluña. Recordad que podéis encontrar más fotos en la galería.

Fer

Muéstrame

Te dije que te daría otra oportunidad y aquí me tienes. Habías cambiado y me habías decepcionado. Aquella vez te miré superficialmente y me bastó para saber que no me gustaba lo que veía. Te habías vuelto fría y distante. No te reconocía. Pero aquí me tienes otra vez, con una promesa que el azar ha querido que cumpla. O como si el destino lo hubiera escrito.

No haré caso de lo que dicen. Ni a lo bueno, ni a lo malo. Quiero empezar de cero, descubrirte a mis ojos y que me muestres tus secretos. Quiero saber que aquella primera vez no fue un flechazo absurdo, sin sentido. Quiero saber que aquello era de verdad. Real.

Espero no equivocarme. Espero que me recibas con los brazos abiertos. Que no seas hostil como la última vez. Que me demuestres que has cambiado.

Has cambiado

A lo mejor soy yo.  Tal vez sea yo el que ha cambiado. No soy el mismo desde la última vez que te vi, lo reconozco. Esta vez no buscaba lo mismo en ti. Buscaba en ti tranquilidad y sosiego, comprensión e inspiración. Buscaba en ti una señal que me ayudara a encontrarme a mi mismo, pero me has recibido con una mirada fría, acusadora.

Decía a la gente que tu eras especial, que eras diferente, que tenías algo que otras no tenían. Veía en ti la perfección o al menos te acercabas. Al menos tenías todo aquello que buscaba. Pero ahora a mis ojos te has transformado y te has vuelto hostil. Tal vez tu no tengas la culpa, pero lo has permitido.

Sin embargo, y aún con todo esto, creo que te voy a dar otra oportunidad. Aunque necesitaré un tiempo. Aún me guardo algunos pequeños detalles tuyos que me hacen pensar en todo lo que me puedes dar. Prefiero tenerlos en mi memoria. Algún día volveremos a revivirlos.

Hasta entonces, procura no cambiar más. Prometo volver a verte con otros ojos.

Fer